Muebles para dormitorios

Por Alicia Jimenez Sanchez 08 oct, 2017

Las mesillas de noche son las grandes aliadas y compañeras de cama para tu habitación. Muebles que pueden ser prácticos, decorativos o ambas cosas. Lo cierto es que sea la elección escogida por ti, debemos acertar con la elección porque suponen un punto muy importante en tu estancia y que puede marcar la decoración del resto del cuarto, dando personalidad y estilo al ambiente.

No todas las mesillas tienen que incluir cajones, dependen de tus necesidades. Por este motivo, pueden ser únicamente decorativas. Lo que tienes que saber es que mesillas hay tantas como dormitorios. No obstante, tanto la superficie y la planta de la habitación condicionarán también el tipo de mesilla a escoger, dado que existen mesillas para espacios reducidos y también por qué no para espacios amplios. Lo importante es encontrar la tuya.

El ancho de cada mesilla dependerá del espacio disponible a ambas partes de la cama. Si ese espacio es mini, tendrás que ser creativo/a y poner en marcha tu imaginación para que puedas instalar unas mesillas que además sean funcionales. Lámparas instaladas en la pared o colgadas del techo son opciones para tener luz ambiental sin necesidad de sacrificar en exceso el espacio. Las baldas también son opciones de mesillas para que puedas colocar lo indispensable o las mesitas voladas. También existen muebles a medida para contener armario, mesilla y cabecero.

Por Alicia Jimenez Sanchez 08 oct, 2017

No os tengo que decir el poco espacio que normalmente tenemos en casa. Tanto, que cuando nuestro amigos o nuestros familiares nos anuncian que nos van a hacer una pequeña visita con estancia, comenzamos a temblar. Y no es por tenerlo, claro, es porque nos planteamos dónde los vamos a colocar para que estén cómodos.

Y es que el problema surge, no tanto por el salón o el baño, que no pasa nada porque esté más saturados esos días, sino dónde los colocas para dormir y se sientan como en su casa o en un hotel. Tanto si les cedes tu habitación como si no, la opción de un buen sofá cama es una de las más recomendadas. Tener uno ya sea en el salón o en un estudio o simplemente en la habitación de invitados con doble uso, te dará la seguridad de qué realmente tus invitados se sentirán cómodos.


Por Alicia Jimenez Sanchez 08 oct, 2017

Una de las compras más importante que podemos realizar en nuestro hogar respecto a mobiliario y accesorios , es la compra de un colchón. Aunque nadie lo ve ni nadie lo admira, no será nunca un punto focal en nuestra estancia y por supuesto no hace falta que combine con nada de nuestra habitación, no podemos obviar el hecho de que nuestra espalda y descanso lo sufre. La decisión es para largo plazo, la pereza en ir a comprar el colchón es patente porque la mayoría de personas tardan en cambiarlo, aunque de hecho, se desgasta por el uso diario más que cualquier otro elemento del hogar.

Por tanto, no podemos obviar el hecho de que debemos de una forma u otra conocer los misterios que entrañan la compra de un colchón. Va a formar parte de nuestro cuerpo por decirlo metafóricamente y es de suma importancia que sepamos qué características importantes ha de tener un colchón.

Y es que cuando entras en la tienda y ves la cantidad ingente de clases que ahí, lo único que se te ocurre es volver sobre tus pasos, pero ¡no! Aguanta que en este post te voy a explicar detalles que te harán sin duda quedarte.

Lo principal es que te “pruebes” el colchón, de hecho básicamente lo que más. Como si te probaras un vestido. El colchón ha de ajustarse a ti y tu a él. Por tanto, es básico que tengáis buena química. La firmeza del colchón es también cuestión de gustos, por eso, no hagas caso de consejos uniformes, es mejor que tú te sientas a gusto. No obstante, para medir la firmeza existe una escala, que comienza por el extrafirme (1.0) y termina en el extrablando (10.0). Lo mejor, como en casi todas las cosas de la vida, es que tenga un término medio entre 5.0 y 6.0, pero ya os digo que es una cuestión de gustos. Dependerá también de tu propio cuerpo, una persona delgada necesitará colchones más flexibles y menos rígidos y una persona más gruesa necesitará más firmeza. Lo que está claro es que cuánto más grande sea la cama y el colchón mejor descansarás tanto tú como tu pareja.

Luego está el tema del movimiento de la cama si duermes en la misma cama que tu pareja. Si se duerme en pareja se ha de pensar en un colchón que elimine la transferencia de movimiento, es decir, que cuando uno se mueve en la cama el otro no lo note. En este caso, si optas por uno de muelles, lo mejor es que sea con muelles embolsados para que aisle del movimiento. No obstante, hay en el mercado colchones que aunque es el mismo en realidad son dos de distintas características adaptadas a cada miembro de la pareja. Este tipo de colchones que amortiguan el movimiento, también son de elección si durmiendo te mueves mucho.


Por Alicia Jimenez Sanchez 08 oct, 2017

Está claro que el centro de tu dormitorio es la cama. Marcará un punto importantísimo en tu habitación, tanto es así que serán claves la ropa de la cama que elijas, los colores, los cojines….sin embargo, me atrevo a pensar que tampoco es lo más importante, que el punto focal por excelencia en tu habitación será el cabecero que coloques en tu cama o la personalidad que añadas a la pared donde se encuentra apoyada la misma.

Los cabeceros pueden ser prácticos o bien decorativos. No hay límites para tu necesidad o para tu creatividad. Puedes hacer un cabecero de una puerta, de un biombo, de un cuadro, de un palet…pero también puedes ser práctica y crear un cabecero para organizar y almacenar, cuando la falta de espacio apremia.

Por tanto, en este post, te daré ideas pero originales en ambos sentidos y puedas escoger la mejor opción para ti y tu habitación.

Los cabeceros pueden tener espacio para guardar, un ejemplo de ello es el cabecero Brimnes de Ikea.

Otra idea es crear un saliente en la pared para que sobresalga el cabecero y crear un espacio por la parte trasera (claro, si tienes espacio) y en ese hueco crear el armario o el vestidor. Puedes además decorarlo con tu cuadro favorite.


Por Alicia Jimenez Sanchez 08 oct, 2017

Antiguamente la idea de comprar un armario para un dormitorio por separado, sin tener en cuenta el resto del dormitorio, era una situación que pocas veces se daba, debido principalmente a qué cuando ibas a comprar el dormitorio (cama, tocador, cabecero, cómoda…) el armario ya venía incluido y si cabía en él espacio, no había más quebraderos de cabeza que ir a comprarlo. Y es que en la decoración también hemos innovado y aunque también puedes comprar hoy en día el armario a juego con el resto del mobiliario del dormitorio, creo que nos resulta más divertido y más creativo, escoger un armario diferente al que se espera. Claro que deben combinar pero no tiene que ser necesariamente todo a juego. Las mezclas siempre me resultan divertidas, como todo en la vida, el contraste y la combinación, siempre enriquecen allí dónde se encuentran.

Por tanto, juega a ser decoradora y vamos a explorar juntos las diferentes posibilidades de encontrar un armario que combine para tu cuarto dormitorio o para cualquier zona de la casa donde quieras instalarlo.

Armarios hay de diferentes tipos, pero creo que lo más importante es el frontal, porque básicamente e interiormente los armarios se parecen mucho entre sí.

Por ejemplo, existen armarios con el frontal acristalado dónde puedes añadir el toque chic con visillos de lino, que combinarán en cualquier dormitorio con tendencia clásica, vintage o shabby chic, le dará un aire distinto a tu habitación, quizás romántico, quizás clásico pero nunca pasará desapercibido.

Armarios con el frente pintado con algún motivo decorativo, cambia completamente el armario, le da carácter al armario y a la habitación.


Share by: