Climatización

Por Alicia Jimenez Sanchez 25 sep, 2017

Cuando he comenzado a escribir este post, he recordado la película de Alfred Hitchcock de “la Ventana Indiscreta”, donde una persona en silla de ruedas, se asomaba diariamente a una ventana donde miraba el mundo. Un día lo que la ventana le devolvió fue un asesinato y aquí lo dejo. Por si no la habéis visto os la recomiendo.

La película original transcurre en una habitación oscura y sin luz. Lo que os quiero transmitir es todo lo contrario. Lo que una ventana, nos puede ofrecer es luz y alegría. Puede ser el cerramiento perfecto y el broche a una habitación o a tu salón. Por este motivo, la idea es ofreceros las distintas opciones que de ventanas existen en el mercado.

El poder de una ventana va desde la ampliación del espacio y luz  hasta el aislamiento térmico con la consiguiente reducción de la factura de la luz, sin olvidar por supuesto la estética. Antes de instalarlas, te conviene conocer las distintas opciones que existen en el mercado.

  1. La ventana ideal :

Lo ideal es que en un cerramiento se cumplieran estos tres requisitos: confort, que te aisle del ruido, de la lluvia, del aire y que filtre la luz. Para tomar la decisión y en esto te ayudará el comercial, tendrás que tener en cuenta también la ubicación dónde te encuentres. Para reconocer en el mercado si estamos comprando una buena ventana y se ajusta a los requisitos antes mencionados, existen diferentes parámetros:

  • Permeabilidad del aire (A): mide el aire que pasa por la ventana y debe tener un valor de 3 o 4.

  • Estanqueidad al agua (E): mide la capacidad para que el agua entre en el interior y a partir de 8A es correcto.

  • Resistencia al viento (V): mide la capacidad de que el viento deforme el material. Deberá ser BX o CX. Nunca AX.

Permeabilidad acústica: los valores normales de atenuación acústica están entre 30 y 40 dB, las gamas más altas, en cambio, llegan incluso a los 48 dB.
Share by: