Revestimientos

Por Alicia Jimenez Sanchez 01 oct, 2017

Hasta que no me formé como decoradora, no podía imaginarme la cantidad de posibilidades que ofrecían los diferentes materiales y revestimientos para la decoración del hogar. Yo era muy limitada, me quedaba con la pintura y el papel y esto último tampoco. Ni imaginaba el milagro que significaba poder empapelar una pared o una habitación. Y es que los revestimientos pueden ser el punto focal en una estancia y hay más para elegir que la clásica pintura o el papel.

PINTURAS

Como antes he mencionado la pintura es uno de ellos. El mundo de las pinturas es un universo en el que no quiero adentrarme demasiado. En estos casos, mi opinión es siempre acudir al experto que os pueden aconsejar muy bien. Pero para resumir, Las pinturas pueden ser oleosas o acuosas. Las pinturas presentan distintos acabados: mate, semi-satinado, satinado, semi-brillante y brillante.

Antiguamente, se utilizaban más las pinturas oleosas pero ahora las “reinas” son las acuosas. Las pinturas al agua secan más rápidamente, no huelen y se eliminan mejor que las de aceite. Antes eran menos resistentes.y con acabados peores, pero su composición ha mejorado mucho.

Lo dicho, los papeles pintados es magia en una pared. No solamente pueden transformar una habitación sino también puede ocultar imperfecciones si las paredes o los techos son muy irregulares. En el mercado hay de diferentes tipos. Quiero hacer otro artículo para explicaros las diferentes clases. ¡Queda pendiente!. También quedará pendiente escribir sobre cómo elegir el mejor diseño del papel pintado para vuestra habitación o estancia. Pero os hago una avanzadilla para que vayáis captando el sentido cuando os digo que el papel pintado “transforma”:

- Salón : con papel de diseño sencillo o con un solo color, papel con gran diseño únicamente en una pared.

- Papel oscuro : reducen ópticamente el espacio

- Rayas verticales : para aumentar la altura de los techos

- Rayas horizontales : para ensanchar las dimensiones de una habitación

- Los estampados pequeños son ideales para cuartos reducidos y viceversa.


Por Alicia Jimenez Sanchez 01 oct, 2017

¡Qué difícil es elegir parquet!, o al menos eso me parece a mí. Por eso la idea de profundizar respecto a la calidad-precio de cada uno de los tipos que existen en el mercado sobre parquet, me ha animado a realizar este post.

Si al final de todos los tipos suelos, te has animado por escoger parquet, no te preocupes porque has elegido bien. Nada más elegante y cálido que la madera en sus diferentes tonalidades y colores, para que tu casa cambie de aspecto radicalmente. Puedas combinar el suelo con cualquier estilo decorativo, siempre es una garantía de éxito.

No obstante, el problema surge después, cuando tenemos que decidirnos entre cuál escojo.

Para comenzar, hay tres clases de parquet: el de madera, el sintético y el macizo. Cada uno de ellos tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes.

MADERA

La madera por naturaleza es la máxima expresión de la calidez y confort para tu pisada respecto a uno sintético. Además, si en algún momento surge algún desperfecto, puedes sacar la tabla afectada y restaurarla únicamente esa.

No obstante, tienes que saber que es delicado, cualquier golpe o rasguño puede dejar marca y con el tiempo se desgasta. Para escogerlo, la claves está en elegirlo grueso. Cuánto más grueso sea la capa de madera mejor y es que lo ideal es a partir de 0,5 mm.

El tipo de madera, lo mejor es el roble y otra que se denomina merbau. ¡Ah! Y el tipo brillante pasó a la historia. Elígelo mejor encerado o acero

SINTETICO

Desde luego, sin ninguna duda, el sintético es la opción más económica y “todoterreno” que existe en el mercado. Más sufrido, porque no tendrás que vigilar tanto los golpes o las rayadas. Ahora bien si cae algo punzante o de alguna forma se agujerea el parquet, deberás cambiar la lama entera, porque no tiene arreglo.

Lo mejor es elegirlo resistente, ¡claro!, a partir de un nivel de resistencia AC-4 sería lo ideal, que es el aconsejable para una casa. Para más sofisticación, los hay que tienen hasta aislamiento acústico. Además es la solución para poner parquet en cocinas y baños y no temer por ellos. Los de tipo Quick-Step son resistentes, y no solo al agua sino también a los productos de limpieza.


Por Alicia Jimenez Sanchez 01 oct, 2017

Me encantan las puertas blancas, pasan desapercibidas, van bien con casi todos los estilos, hacen más amplios los espacios, no pesan en la decoración…..para mí todos son ventajas, pero he de reconocer que tienen sus inconvenientes como por ejemplo, no son inmunes ni a la suciedad ni a los roces. Se ha de repasar de vez en cuando, lacándolas o pintándolas de nuevo. Por este motivo y aunque a mí me gustan mucho, reconozco que mi obligación es comentaros todas las opciones, que son muchas las que hay en el mercado.

Por otro lado y por eso mi post, se llama “Las puertas: estilo en casa”, el absoluto cambio que da un piso o una casa cuando le cambiamos las puertas es tal, que ya no la volvemos a ver igual. Solo con ese cambio, las estancias se transforman, las hacen más acogedoras y privadas e incluso más luminosas si añadimos cristaleras en ellas.

Es innegable que las puertas es uno de los elementos interiores que debemos tener en cuenta y saber los tipos y opciones en el mercado.

A veces es una cuestión económica, cuanto más maciza sea más cara será, pero no siempre, muchas veces es acertar en la elección y que exista una buena calidad-precio-estética.

Antes de cambiar una puerta, piensa que siempre se pueden recuperar, ya sea pintándola, lacándola. Esta opción es mucho más económica que cambiarlas todas. Te puede llegar a costar entre 150 euros-200 euros en función del tratamiento.

Las manillas escógelas discretas y de acero inoxidable mate, para las puertas correderas, evita los diseños de uñero, no són prácticos, sobre todo, si la puerta es grande y pesada. Las puertas correderas pueden tener 3 sistemas: empotradas, la puerta se integra en la pared, con guías; la puerta se desliza paralela a la pared. No hay que hacer obras pero se puede aprovechar la puerta convencional, pero hay que renunciar al espacio por el que corre la puerta. Y por último, la puerta corredera con herrajes que es la opción más bohemia: el sistema de sujeción y la puerta son los protagonistas. Es tendencia.

Cuando se trata de puertas antiguas, de principio de siglo, éstas se hacían macizas y las molduras se trabajaban para convertirlas en piezas únicas, por ello, si las tienes consérvalas, llama a un carpintero y pide presupuesto para restaurarlas.


Por Alicia Jimenez Sanchez 01 oct, 2017

Las terrazas y los balcones son la continuación de nuestras casas. Muchas veces olvidamos que necesitan también cuidados y siempre resultan olvidados. Tan sólo en la época de primavera-verano, comenzamos a pensar en ella, en cómo estará, si tendré que hacerle algo, qué plantas compraré este año…pero si lo pensamos bien, con el clima que tenemos, podemos aprovechar la terraza prácticamente todo el año. Por eso, es importante cuidar los materiales que forman parte de este espacio, para que la lluvia, el viento o el sol no los desgaste rápidamente y podamos tener la terraza o balcón en estado de revista.

Como comentaba elegir un material o u otro, significará tener siempre la terraza o balcón a nuestra disposición para poder disfrutar de ellos todo el año. También, de la elección de los materiales dependerá el trabajo que nos de mantenerlos, porque evidentemente no es lo mismo barnizar cada año una mesa que no hacerlo.

Por eso en este post, quiero adentrarme en el mundo de los materiales para exterior.

Por ejemplo, para pintar las barandillas de los balcones, escógela que sea resistente a los rayos UVA y agentes atmosféricos. Las hay que no requieren imprimación y en diferentes colores. Más o menos cuesta 17,27 euros/litro y la puedes encontrar en Leroy Merlin.

Para pintar las paredes de la terraza y protegerlas del moho, las hay que incluyen agentes antimohos y sobre cualquier superficie, por ejemplo Titanit de Titanlux, más o menos 16 euros/4 litros. También existen pinturas resistentes y antimohos para los suelos.

Las pérgolas es un tema que da dolor de cabeza a quien tiene un ático, a más de uno se le ha ido el toldo al cielo, incluida a mí misma, no vale cualquier pérgola ya que le afectan más los agentes atmosféricos, pero sobre todo el viento. Es complicado si no puedes agujerear el suelo. O se ponen pérgolas de madera con algún sistema de anclaje o bien también, estructuras de hierro con, por ejemplo, cañizo para que de sombra (es la que tengo yo y es genial, el herrero del barrio me la hizo a medida con un precio estupendo). A las pérgolas de madera si no tienen techo también le puedes poner cañizo y así también el coste económico bajará.

 Las estructuras de hierro tratadas, son bastante más económicas que las de madera y además no necesitarás tratarlas cada año, tan solo limpiarlas y pintarlas de vez en cuando. También los sistemas de aluminio, con algún sistema que abra y cierre el toldo en días de viento.


Por Alicia Jimenez Sanchez 01 oct, 2017

En el suelo de una casa y de cada una de las estancias hay que pisar con fuerza, sin miedos, con comodidad. El suelo es un elemento interior tan importante y a la vez tan decorativo que merece la pena invertir en él y buscar el mejor posible para tu hogar. Marcará mucho la decoración del hogar y la percepción de las habitaciones y hay reflexionar cuál puedes colocar sin temor a arrepentirte después.

La primera norma es que si tu piso es pequeño o mediano, que suele ser lo habitual, unifica los espacios con el mismo suelo para poder ampliar visualmente tu casa. Incluso en la cocina y en el baño deberíamos de hacerlo. De igual modo, tampoco escojas madera o baldosas de tipo puzzle porque harás el espacio más pequeño.

Puede ocurrir que compartas cocina y salón. En estos casos, lo ideal sería unificarlos, pero si no es posible porque no quieres que el suelo sufra en la cocina, puedes poner un trozo de diferente material aunque de los mismos tonos o solamente enmarcar la zona de trabajo en la cocina con suelo hidráulico que dará la sensación de una alfombra. Recuerda que los tonos deben ser similares.

Por Alicia Jimenez Sanchez 01 oct, 2017

Seguro que lo sabemos, el techo condiciona mucho una habitación y también la manera de decorarla. Los techos son tan importantes que pueden ser hasta decisivos a la hora de comprar un piso. La percepción óptica del espacio es fundamental porque es lo primero que miramos cuando entramos en él.

Si son bajos pueden resultarnos agobiantes pero también si son muy altos. Pero…¡Tranquilos! Para todo hay solución. La sensación óptica se puede modificar.

Estos consejillos te servirán para modificar el aspecto de los techos. Espero que te sirvan de utilidad.

Techos de altura razonable

  • Si hay cornisa se puede rematar con algún material o pintarla con pintura que contraste
  • Si no la hay aplicarla o rosetón en el techo.
  • Lo más decorativo y también lo más caro es la cornisa de yeso. Si es muy alto el techo se puede utilizar polipropileno porque desde esa distancia no se aprecia.

Techos demasiados altos

  • Aplicar la moldura a 45 cm a unos 45 cm por debajo del techo y cubra la parte superior de la pared con pintura del mismo color que el techo para crear una reducción óptica.

  • Pintar el techo de un tono más oscuro que las paredes.

  • Bajar el techo e instalar luces empotradas

  • Instalar una moldura superior al zócalo y a la altura de las sillas para romper la altura de las paredes.

Share by: